variceLas várices y arañitas son un problema de salud que refleja una mala circulación, y también una cuestión estética que llega a ser muy evidente y afecta la autoestima de la persona.

El peso del cuerpo provoca una presión venosa en la zona de las piernas, ocasionando la dilatación de los capilares superficiales, lo cual da lugar a estas afecciones que requieren un tratamiento flebológico.

La causa de las várices y arañitas se vincula principalmente con el hígado, órgano que regula la circulación y purifica la sangre de toxinas. Una buena manera de optimizar su correcto funcionamiento es bebiendo infusiones que contribuyan a mejorar la circulación sanguínea: boldo, diente de león, cardo mariano; o recurriendo a la aromaterapia, masajes, compresas frías, baños, con aceites esenciales de limón, lemongrass y/o vetiver.

ALTERNATIVAS NATURALES PARA VÁRICES Y ARAÑITAS

  • Para impulsar aún más el riego sanguíneo en las piernas masajealas, al menos una vez al día, con un producto específico: Oleo Madre, el tratamiento más natural y efectivo para estimular y reactivar la circulación. Facilita el retorno sanguíneo y ayuda a prevenir y tratar arañitas y várices, además de edemas, celulitis y piernas cansadas.alcanfor
  • Acompañá con unas gotas de aceite esencial de alcanfor, altamente eficaz para promover localmente la circulación de la sangre en el área sobre la cual se aplica, además de aliviar los dolores y molestias gracias a su cualidad analgésica.
  • Cada noche tumbate en el suelo o en la cama y poné las piernas en alto, con los glúteos tocando la pared y las piernas totalmente verticales. Permanecé en esta postura entre 15 y 30 minutos, a no ser que se te duerman las piernas.
  • Utilizá aceites esenciales de Menta y Romero: un efectivo mix que calma el dolor cuando las piernas se sienten muy hinchadas y con demasiada presión sobre las várices. Ambos aceites son valiosos relajantes musculares, apropiados para reactivar la circulación sanguínea; son refrescantes y analgésicos, tratan adecuadamente la inflamación, y otorgan un bálsamo inmediato. Además, tienen la capacidad de aliviar los calambres que se sufren cuando hay várices en las piernas.

Aceite esencial romeroTip 1: Prepará una compresa fría con 3 gotas de menta y 3 de romero. Aplicá sobre las várices.

Tip 2: Práctica un masaje ascendente en las piernas para favorecer la circulación y dar alivio a la presión en las várices. Seguidamente, procurá descansar 20 minutos con las piernas en alto y, pasado ese tiempo, date una buena ducha que acabe con agua fría sobre las piernas.

  • Utilizá Aceite esencial de Limón y Ungüento de Caléndula: La caléndula es perfecta para tratar cualquier problema de la piel y, junto con la esencia de limón , inhibe los procesos inflamatorios, calmando efectivamente el dolor y activando el drenaje linfático. Ambos ejercen un efecto refrescante que produce alivio inmediato y son potentes antioxidantes, que ofrecen un buen aporte de vitamina E, por lo que dejan la piel más suave y cuidada.

Tip: Aplicá directamente sobre la piel. Potenciá el ungüento con unas gotas de limón y efectúa un masaje sobre las piernas cuidando de no presionar las várices. Esta combinación es un rápido y efectivo remedio para el dolor, pero también para cuidar la piel en caso de pequeñas inflamaciones y/o edemas La mala circulación es más habitual en verano como consecuencia de la combinación de alta temperatura y alta humedad que causa vasodilatación.aceite varices

IMPORTANTE: La aromaterapia es una efectiva y maravillosa técnica para combatirla, pero recordá que algunas esencias (los cítricos) son foto-tóxicas, es decir que pueden provocar manchas si te exponés al sol tras aplicarlas. Por eso, si te decidís por estos aceites, usalos por la noche y no salgas de casa sin haberte lavado bien las piernas. ¡Evitarás la hiperpigmentación!

  • Podés complementar tu tratamiento con nuestro Suplemento dietario CIRCUL: Sus activos –flavonoides cítricos, cúrcuma, ginkgo biloba, jengibre, diente de león y vitamina B6– estimulan y mejoran la circulación sanguínea de los miembros inferiores. Es un destacado depurador que ayuda al cuerpo a eliminar los desechos y toxinas, haciendo más fluido el retorno de la sangre; con lo cual alivia la pesadez de las piernas, los edemas y las molestias causadas por las várices. Para decir… ¡Adiós a los trastornos circulatorios!
Si querés conocer más sobre nuestros productos podés ingresar en www.devas.com solicitarnos a una de nuestras asesoras expertas o visitar nuestras tiendas.

La información aquí brindada no reemplaza ninguna prescripción médica

Fuente: Depto. Capacitación Deva’s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *